Si bien los créditos hipotecarios son una deuda que prevalece por muchos años, también representan una gran oportunidad para invertir y comprar un inmueble en caso de no tener grandes ahorros. Desafortunadamente, existen muchos mitos a su alrededor que pueden provocar desconfianza y temor.

No te preocupes, es normal no estar familiarizado con las condiciones de este tipo de préstamos, sin olvidar que las malas experiencias de otras personas pueden influir y evitar que tomes un compromiso financiero de este tipo.

Despeja todas tus dudas con este listado de mitos y realidades. ¡Infórmate antes de decidir!

Mitos Vs. Realidad

1. Puedo cubrir el pago total de un inmueble a través de un crédito hipotecario.

Por lo regular, las instituciones financieras prestan hasta el 90% del costo del inmueble, dependiendo del nivel de ingresos y comportamiento crediticio. Por esta razón, es importante contar con un ahorro para el enganche y otros gastos iniciales, como las escrituras, los impuestos, entre otros.

2. Si el inmueble se ve afectado por un siniestro, perderé mi inversión.

Todos los créditos hipotecarios incluyen seguros para diversas eventualidades, como póliza de daños, vida o invalidez. Debes considerar que cada institución financiera maneja diferentes términos y condiciones. Antes de tomar una decisión, pregunta por la cobertura y las condiciones particulares.

3. Sólo se conceden créditos a personas con salarios elevados.

Las entidades financieras estudian el perfil de cada cliente de manera individual, valorando su historial crediticio, nivel de ingresos y el número de compromisos financieros en Buró de Crédito. Esto no significa que sólo las personas con ingresos altos sean candidatas, existen productos para todo tipo de clientes.

4. Si obtengo un crédito hipotecario, pagaré de por vida.

Los créditos hipotecarios se pueden contratar a diferentes plazos. Sin embargo, no es necesario esperar todo ese tiempo para pagar la deuda, puedes liquidarla en el momento que quieras. Te recomendamos elegir una institución financiera que no penalice por pagos adelantados, como Smart Lending.

5. Para contratar un crédito hipotecario, necesito cumplir con muchos requisitos.

Esto depende completamente de la institución que elijas. Infonavit y Fovissste suelen solicitar mayores requisitos; por el contrario, los bancos y otras entidades financieras se enfocan en dos: ingresos suficientes para soportar el pago mensual y un buen historial en Buró de Crédito.

6. El banco o la institución financiera será dueña de mi casa hasta que termine de pagar.

Tú serás el único dueño de la propiedad. Si bien la entidad financiera tendrá el inmueble hipotecado, es decir, existirá un gravamen en el registro público de la propiedad por el crédito contratado, la casa estará a tu nombre o de los que hayan participado en la compra —coacreditados—.

7. Si estoy en Buró de Crédito, no me van a prestar.

Todas las personas que en algún momento de su vida han solicitado un préstamo, están en Buró de Crédito. Lo que las instituciones financieras evalúan es el cumplimiento que se tiene en el pago de los créditos contratados, así como el nivel de endeudamiento. 

8. Es más fácil obtener un crédito a través del Infonavit que mediante una institución financiera.

Cada uno de estos productos está dirigido a distintos perfiles. Si eres trabajador independiente, quieres un crédito mayor a $2,000,000 o no cumples con la precalificación del Infonavit, tu mejor opción será un crédito hipotecario otorgado por una institución financiera. 

9. Si soy trabajador independiente, no podré obtener un crédito hipotecario.

La mayoría de las entidades financieras permite comprobar ingresos a través de la declaración anual o de los estados de cuenta. Si estás pensando en elegir un crédito del Infonavit, considera que sólo toman en cuenta a personas que trabajan bajo el régimen asalariado.

10. Si soy joven, no seré candidato a un crédito hipotecario.

No importa la edad, sino la estabilidad financiera. Si cumples con los requisitos y eres mayor de 21 años, puedes ser candidato a un crédito hipotecario; de hecho, podrías obtener mejores condiciones crediticias.

Recuerda que los términos y las condiciones de un crédito hipotecario, así como sus requisitos, siempre serán diferentes en cada institución financiera. Lo mejor es informarse y elegir aquel producto que cubra tus necesidades específicas.

Si no sabes cómo iniciar, te recomendamos visitar el portal de Smart Lending y pre-aprobarte en línea para descubrir si eres candidato a un crédito hipotecario y hasta cuánto te pueden prestar. 

Si tienes buenos ingresos y tu historial crediticio es óptimo, ¡estás listo para tener tu propio hogar! Conoce los requisitos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar