Como sabemos actualmente el mundo se esta enfrentando al reto comercial y de salud que el COVID-19 ha generado. El virus se trata de un fenómeno que esta afectando directamente a las grandes empresas y a las pymes, un problema que no es exclusivo de México sino de todo el mundo.

Gobiernos e instituciones financieras han comenzado a crear programas y planes de mitigación que ayuden de alguna forma a sectores comerciales vulnerables como lo son las pequeñas y medianas empresas.

Para ilustrar lo complejo de la situación podemos considerar las cifras publicadas por la Cámara de Comercios, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, que estima un riesgo de cierre o quiebra total de 44 mil pequeñas y medianas empresas como consecuencia de esta emergencia sanitaria.

El sector Pyme será sin duda el mas golpeado por la crisis mundial y aunque el gobierno federal anunció el pasado 25 de marzo la creación de un fondo de 25 mil millones de pesos para apoyar a un millón de micro y pequeñas empresas, se prevé que este no sea suficiente, por lo que el segmento requerirá planes de apoyo complementarios y más amplios.

Financieras se suman al apoyo Pyme

El momento que se está viviendo ha ocasionado que apoyos y planes de reactivación económica no sean suficientes para socorrer a los pequeños y medianos negocios del país, por lo que otras instituciones financieras se han sumado a la causa, conscientes de que es justamente el sector Pyme quien ayudará a reactivar la economía.

“Cadenas y grandes transnacionales sobrevivirán, es momento de apoyar el comercio y sector empresarial local” afirmaron expertos del sector. Financieras privadas como Konfío, empresa especializada en préstamos en línea, anunció un plan de apoyo para el resto de los pequeños negocios que no solo brindará liquidez, sino que, además, dará herramientas complementarias a los negocios.

Herramientas como Kompás, una aplicación de salud financiera y Konsiento, un programa de lealtad que ofrece descuentos en insumos, se adhieren a los créditos en línea de forma gratuita cuando, antes, tenían un costo adicional de $999 pesos al mes en su versión Premium.

1. Periodo de gracia en próximos pagos del crédito.

2. Programa de diferimiento de pagos.

3. Reducción de pagos mediante extensión de plazo.

4. Flexibilidad en otorgamiento de capital para liquidez.

Son otros de los incentivos que la financiera ofrece a los negocios que así lo necesiten.

Como Konfío, otras financieras tradicionales y de créditos online han comenzado a anunciar medidas en favor de las pequeñas y medianas empresas, quienes tendrán un amplio margen para la toma de esa importante decisión.

Aunque el hecho de solicitar un crédito durante la crisis parece una opción complicada incluso, descabellada, ayudará a dotar de liquidez al negocio con miras a una recuperación paulatina mientras que, aguantar con el capital actual puede condicionar la operación, así como el pago de nóminas y proveedores, algo que ocasionaría un paro y afectación aún mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar