Ponte manos a la obra con estos tips que Bancompara nos comparte para ti..

Crear un patrimonio no es fácil. Y tratar de hacerlo de golpe es casi imposible. Muchos compramos nuestra primera propiedad con la ilusión de dejar de pagar renta, pero no pensamos más allá. O sí pensamos, pero nuestro presupuesto fue una limitante y, en lugar de comprar una gran casa con alberca, grandes ventanas y un enorme jardín, compramos un lindo departamento no tan lejos de la zona que nos gustaba.

La buena noticia es que los años de pagar por ese departamento han dado frutos y es hora de dejarlo atrás para buscar un hogar que se parezca más a la casa de nuestros sueños. El reto ahora es convertir esa primera propiedad en dinero contante y sonante para el enganche, y algunos pagos, de la nueva casa.

Pero ¿cómo lograr que nos den el mayor dinero posible por ella?

Dinero llama dinero

Cuando era niña no entendía esta frase. La oía por todos lados, pero no me hacía ningún sentido. Después descubrí que se refiere a que el dinero puede usarse para generar más dinero. El chiste es saber cómo usarlo.

En el caso de las propiedades hay ciertos proyectos que, aunque cuestan dinero, pueden incrementar el valor de la propiedad haciendo que ese dinero se recupere de forma relativamente fácil y rápida.

Arreglar la cocina

Esto no quiere decir tirar a la basura el refrigerador y la estufa para comprar unos nuevos. Además, recuerda que muy probablemente el comprador ya tenga refrigerador o prefiera comprar uno a su gusto.

La idea es revisar la cocina y ver cuáles son sus puntos débiles. Si la encimera es anticuada o ya está maltratada, puede optarse por una de granito o de un material más moderno. Por otro lado, si el material solo ha perdido brillo, se puede mandar a limpiar o pulir.

Otro punto débil puede ser la mezcladora y la tarja. Hay mezcladoras bonitas y no tan caras, la idea es buscar. Si la tarja está en buenas condiciones es increíble lo que se puede lograr puliéndola.

Revisa las alacenas, si están maltratadas puedes darles “una manita de gato” pintándolas o cambiando las puertas, lo cual es mucho más barato que ponerlas nuevas. Recuerda que la gente ama el espacio de almacenamiento y probablemente ponga el foco en este tema.

Tip adicional: si pintas las alacenas de blanco lograrás que el espacio se vea mucho más grande, y si además las pintas por dentro, se verán más amplias y modernas.

aumentar el valor de tu casa bancompara blog truehome

Modernizar los baños

Nada dice la edad de una propiedad como un baño. Las tendencias de decoración de esta habitación han sido muy cambiantes y pueden dejarle a los posibles compradores la idea de que la que propiedad es vieja o está descuidada, cuando no es así.

Para que el gasto no sea excesivo, puedes pintar el baño, cambiar los muebles y accesorios (sin son ahorradores, mejor), poner un gran espejo y un gabinete. Recuerda que el espacio de almacenamiento siempre es bien recibido.

Aprovechar las áreas verdes

Una linda área verde es una invitación a quedarse. En el jardín puedes sembrar pasto, o si esto se sale del presupuesto, poner piedras decorativas y plantas en macetas. Si a esto le agregas un par de sillas de jardín o una banca, has creado un espacio de convivencia que antes no existía. Y esto es más atractivo para un comprador que un patio lleno de tiliches.

Si no hay un jardín, se puede habilitar un pequeño espacio con plantas y hasta una mesita con algunos libros y un sillón pequeño. Así tendrás un jardín interior, un espacio de lectura o hasta una pequeña oficina donde antes había espacio desaprovechado.

Iluminar la propiedad

Nada es más agradable que la luz natural y esto influye en el estado de ánimo de los compradores. Alguna vez una arquitecta amiga mía me decía que las casas oscuras son casas enfermas. Ventilar e iluminar las habitaciones las mantiene frescas y a una temperatura agradable.

Limpiar bien los vidrios de las ventanas, cambiar los que no estén en óptimas condiciones, poner todos los focos y hasta iluminar los rincones oscuros de la casa puede hacer la diferencia. Y no es caro.

Esos sí, recuerda que, si entra la luz, entra el calor. Si la casa está en una zona muy caliente, procura usar la luz de manera inteligente. Nadie quiere una casa en la playa que sea imposible de enfriar. En estos casos puede ser más conveniente jugar con los colores y pintar de un color claro que ayude a que el lugar se vea más iluminado sin que entre más luz.

Revisar los pisos

Aunque no sube dramáticamente el valor de la vivienda, sí influye en la decisión de compra. El chiste es revisar la propiedad, si el piso aún está en buenas condiciones, pero ha perdido el brillo, no hay necesidad de cambiarlo, pero pulirlo puede ayudar a que se vea mucho mejor.

Si te animas a cambiar el piso es importante que sea fácil de lavar, de un color neutro, fácil de combinar y, sobre todo, clásico. Recuerda que el piso va a acompañar al nuevo habitante durante muchos años y lo que hoy está de moda ya no lo estará dentro de cinco años.

También es conveniente retirar las alfombras. Denotan la edad de la construcción, y nadie quiere respirar ácaros ajenos.

Instalar dispositivos que den un valor agregado

Si voy a modernizar el baño, puedo buscar accesorios para baño que sean ahorradores. Lo mismo pasa con la mezcladora de la cocina o el boiler. Si de todos modos voy a invertir en ellos hay que hacerlo de forma inteligente.

Si por alguna razón se deben cambiar las puertas o ventanas, también es bueno considerar aquellas que sean aislantes del frio, del calor o del ruido, sobre todo si es una zona muy ruidosa.

Si se va a pintar la fachada o a impermeabilizar, hay recubrimientos que se pueden usar para mantener a buena temperatura el interior.

Todo esto puede ahorrarle dinero a un posible comprador y ser un buen argumento de venta.

Crear espacio de almacenamiento

Aprovecha los rincones de la casa para crear espacio de almacenamiento. Quizá entre el baño y el cuarto haya espacio para un closet de blancos o la cocina tenga espacio para unas lindas repisas.

El espacio de almacenamiento incrementa el valor de la propiedad y, con algo de creatividad, puede ser barato de crear.

Efectuar labores de mantenimiento

Muchos compradores solicitan que la propiedad se entregue pintada y sin humedad. Si de todos modos se va a hacer el gasto, hacerlo desde antes da la sensación de que la casa está “lista para mudarse”.

Hacer las reparaciones menores puede quitarle años de encima a la propiedad. No olvidemos reparar las fugas de agua, revisar la instalación de gas, resanar las paredes, limpiar los azulejos, lavar los pisos, cambiar los apagadores viejitos o inservibles, desmanchar los canceles de baño, reparar los plafones, etc.

Cuidar la primera impresión

Es importante revisar la fachada. Ya hablamos de la importancia de la pintura y los recubrimientos, de las ventanas aislantes y de las áreas verdes. Además de esto hay que revisar que el piso de la cochera no esté manchado de aceite y que no haya desorden.

Además, hay que revisar las puertas: deben estar en buen estado y pintadas o barnizadas, las cerraduras deben estar en perfecto funcionamiento y ser seguras, además, si hay protecciones o herrería, deben estar en buenas condiciones y limpias.

Qué no debemos hacer

Pero no todo es miel sobre hojuelas, no todos los cambios ayudan a incrementar el valor de la propiedad, es más, algunos pueden dificultar su venta. Algunos errores son:

· Personalizar demasiado: a lo mejor a mi me encantan los recubrimientos de madera y quiero poner paneles en la sala de estar. Si ya no voy a vivir en esa casa no vale la pena hacer el gasto, ya que el nuevo dueño quizá no quiera los paneles.

· Usar colores atrevidos: hay que tener mucho cuidado con el color. Lo ideal es buscar colores neutros, claros, clásicos y fáciles de combinar. Si el comprador decide que todo es demasiado neutro, ya tendrá tiempo de agregar toques de su color favorito.

· Gastar demás: querer abarcar demasiado hará que el gasto en remodelaciones suba en mayor proporción que el valor de la propiedad. Recuerda que no estás agregando habitaciones o comprado más terreno, estas mejoras pueden incrementar alrededor del 5% el valor de la propiedad, así que la idea es no gastar más que eso.

· Hacer grandes proyectos sin un profesional: si la idea es invertir en una remodelación mayor como una ampliación, debe hacerse de la mano con un arquitecto. La idea no es solo crear más espacio, sino que este sea armónico, práctico y seguro.

como aumentar el valor de tu casa bancompara blog truehome

¿Estás listo?

Hora de recorrer tu casa centímetro a centímetro para verla con nuevos ojos. Toma lápiz y papel para anotar todos los cambios que te gustaría hacer, para que tengas claro todo lo que le hace falta. Después analiza qué cambios son más baratos y cuales son prioritarios. Es probable que muchas cosas puedas hacerlas tú mismo, lo cual te ahorrará aún más dinero.

Cuando tengas lista la casa, será hora de buscar a un buen asesor inmobiliario que te ayude a decirle adiós a lo que ahora será el nuevo sueño de alguien más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar