Si las deudas poco a poco se están volviendo imposibles de pagar, no te preocupes. Toma un respiro y analiza qué alternativas hay para que de una vez por todas puedas salir de aquellas deudas que, hoy por hoy, crees que son imposibles de pagar. 

Con estos consejos que estamos por darte, podrás pagar las deudas que te quedan y, además, aprender unos cuantos métodos de ahorro para poder tener tus finanzas bajo control. 

¡Las deudas se están saliendo de control! 

De una forma u otra, todos tenemos deudas. Ya sea porque compramos un coche y lo estamos pagando a mensualidades, tenemos un crédito hipotecario, o por pagos más básicos como el de nuestra línea de teléfono. Por lo tanto, tener deudas no es malo, de hecho, es bastante normal. 

El problema viene, en realidad, cuando estas deudas sobrepasan la capacidad que tenemos de pago. Ahí, es cuando poco a poco nos vamos enredando, seguimos adquiriendo más y más deudas y llegamos a perder el control de nuestras finanzas. 

Deudas

Primero que nada, tranquilízate. 

El primer paso y más importante es, sin duda, tranquilizarte. Sabemos que puede ser una situación muy agobiante y probablemente el estrés no te esté dejando pensar claro. Y como nadie toma buenas decisiones en momentos de nerviosismo o ansiedad, es necesario que analices bien la situación. 

Considera qué tipo de deudas tienes. Para ser un poco más claros, las categorizamos entre “buenas” y “malas.”

Las buenas deudas: Estas son todas aquellas las cuales te permiten ir creciendo financieramente. Por ejemplo, los créditos hipotecarios, préstamos para iniciar un negocio. Es decir, todo aquello que a pesar de que ahora son gastos que no tienes la capacidad de pagarlos por completo, al fin de cuentas son deudas las cuales te darán un “plus”. 

Las malas deudas: Estas, por el contrario, son todas aquellas las cuales te impiden un crecimiento financiero. Es decir, todos los préstamos para consumo. Es todo aquello en lo que gastas, que realmente no deberías estarlo haciendo, ya que tu presupuesto no alcanza para hacer estos gastos. Sin embargo, aún sabiendo que no cuentas con el capital para hacerlo, decides comprar este “algo” a plazos. 

La responsabilidad en ambas es la misma, al fin de cuentas tienes que pagar lo que debes. Sin embargo, las “buenas” no te perjudican en lo más mínimo. Es más, si por el momento, no tienes ninguna deuda que sea imposible de pagar y quieres velar por tu futuro, te recomendamos empezar a buscar casas en venta. Pues las propiedades, si las sabes elegir, gracias a su plusvalía, el valor del inmueble aumentará y lo que hayas invertido, se te regresará. 

En cambio, si tus deudas entran dentro de la categoría de “malas”, entonces es necesario que pares de hacerlas. Tu bolsillo probablemente no podrá soportarlas más. 

¿Cómo salir de deudas?

Ahora sí, qué es lo que debes de hacer para empezar a salir de deudas. 

1. Recortar gastos

Es momento de dejar a un lado esos “gustos” o gastos hormiga, los cuales mes con mes, llegan a sumar una cantidad considerable de dinero. Cerrando esta fuga, además de que comenzarás a tener más dinero disponible, podrás ver realmente en qué gastas tu dinero, cuáles son las necesidades y deberes y cuáles otras, realmente, puedes dejar a un lado. 

2. Presupuesto

Este es el momento para poner en orden todas tus finanzas. Deberás analizar tus ingresos y tus egresos. Además, clasificar el tipo de deudas que tienes y marcar cuánto debes, los plazos y las tasas de interés a pagar.  Una vez hecho esto, tendrás el monto total a pagar y lo incluirás en tu presupuesto mensual. 

3. Plan de pago

Aunque es obvio que todas las deudas son importantes, también existen unas con mayor prioridad que otras. Las más importantes son todas aquellas con garantías. Es decir, créditos de un coche o propiedad o préstamos con fiador. Ya que estas no solo afectan a tu historial crediticio, sino que también, a tu patrimonio.

Otro consejo que te damos, es aprender acerca de ¿cómo tener un buen historial crediticio?

Otros criterios para priorizar los pagos son: Cuál es la tasa de interés más alta, es decir la que estará creando mayor compromiso con el banco o entidad financiera, la tasa de interese vs la tasa de inflación y los plazos, o sea, cuáles son las que por tiempo deberías estar pagando antes. 

En este plan de pago, también puedes acercarte con el banco, instituciones financieras o quién te haya hecho algún préstamo y renegociar. Pues si es posible hacerlo, probablemente, la lista se podrá mover pues o se te dará un plazo más largo o se te pueden llegar a reducir las mensualidades. 

4. La fórmula mágica

Ahora ya sabes cuáles son las dudas primordiales. Ahora, tienes que tomar en cuenta la “fórmula mágica.” Paga el mínimo de esa deuda, más el 10%. Repítelo hasta que liquides la primera deuda. Y, por supuesto, no puedes suspender el pago mínimo del resto de las deudas. 

Esta fórmula mágica la estarás repitiendo hasta saldar todas las deudas.

Reglas de oro para ahorrar

Estas son las 3 reglas que evitarán que tus deudas se vuelvan a salir de control. 

  1. Tus pagos no debes superar el 30% de tu ingreso disponible. 
  2. Controla el uso de tarjetas de crédito: Solo úsalas para emergencia, no más pagos de gastos hormiga con ellas. 
  3. Crea un fondo de emergencias: Destina parte de tus ingresos a iniciar un fondo de emergencias que te ayudará a salir de cualquier imprevisto.

Lo más importante es que, tienes que entender que no todas las deudas son malas. Incluso, muchos gastos importantes, ayudarán a tu historial crediticio. Por eso, si te es posible, empieza a buscar propiedades de tu interés para comprar. En TrueHome, tenemos por ejemplo, departamentos en Polanco, una de las zonas con mayor plusvalía en la CDMX. 

Ahora ya sabes qué es lo que tienes que hacer cuando las deudas se salen de control y las reglas de oro para poder ahorrar y evitar situaciones similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar