Dentro de la idea de consolidar un negocio, la compra de un inmueble es importante no solo para demostrar lo mucho que este ha escalado, sino para ajustar las estrategias financieras e invertir inteligentemente en reducir los costos y maximizar las ganancias. 

Es decir, los gastos fijos que genera la renta de un inmueble para operar un negocio pueden obligar a las Pyme a solicitar préstamos para pequeños negocios que pueden convertirse en una carga financiera que, a la larga y conforme la volatilidad con la que este se maneja, afecte las oportunidades de mantenerse en números positivos. 

Al principio la decisión de comprar puede ser intimidante por el hecho de representar una gran inversión, sin embargo, es un gasto que en cierta etapa se volverá necesario y no hay nada mejor que ir planeando. 

Comprar un inmueble

Las opciones realmente son grandes para adquirir un inmueble sin afectar las finanzas, desde conseguir un crédito hipotecario, asesorarte y hasta con la ayuda de un crédito empresarial. Todas, herramientas que pueden darte la posibilidad de ir consolidando tu patrimonio poco a poco y sin arriesgarlo. 

La estrategia está en que consigas un crédito que sea conveniente para la inversión, principalmente por un monto adecuado a lo que necesitas, y con un plazo y tasa de interés que vuelvan más fácil el ir pagando. 

Lo más recomendable es considerar y revisar todos los préstamos empresariales que existen en el mercado y contratar el que más se adecúe a tus capacidades financieras para evitar caer en un endeudamiento y verdaderamente cumplir con las metas que tienes propuestas para tu negocio. 

Por otro lado, al momento de considerar la compra, también tienes que evaluar si dicho inmueble será útil, se encuentra en una buena zona o si debes invertir en adecuarlo para operar correctamente. Lo que nos lleva al siguiente punto que también es importante considerar. 

Dar el siguiente paso, remodelarlo 

Una vez tomada la decisión de comprar el inmueble y considerando que se debe remodelar, existen más aspectos que harán que la inversión aumente. Por ejemplo, el desgaste de las instalaciones, algunas limitantes para realizar las labores de tus empleados o incluso querer aprovechar el espacio adecuadamente. 

Para añadir la remodelación a tu plan, debes evaluar el espacio que deseas, pues así podrás establecer un costo aproximado que se sumará a la inversión. Apunta los detalles que serán indispensables a modificar para priorizar ya que también es recomendable que construyas poco a poco pero que no detenga tu operación habitual. 

Presupuesto

Debes establecer un presupuesto al saber el precio aproximado del inmueble que quieres comprar y el costo de remodelación. Esto para determinar si es viable que hagas la compra o de qué manera necesitas ajustar las finanzas.   

Financieramente el costo de la remodelación puedes cubrirlo perfectamente si la herramienta financiera te lo permite, por ejemplo con un crédito empresarial que va desde 100 mil y hasta 15 millones de pesos podrías incluso adquirir el inmueble y ocupar cierta cantidad para remodelarlo. 

Además, recuerda que a la remodelación se suman gastos como mobiliario, escritorios, sillas, estantes, etc. Estos, ya pueden entrar en otro tipo de herramienta financiera como las tarjetas empresariales. 

Cabe resaltar que en la compra de cualquier tipo de inmueble se debe pagar un “enganche”, el cual generalmente es un porcentaje alto y que los créditos hipotecarios no cubren ya que te prestan entre el 80 y 90% del valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar