Comencemos por lo básico: la tasa de interés es la cantidad de dinero que representa un porcentaje del crédito o préstamo que se ha requerido y que el deudor deberá pagar a quien le presta. En términos simples; es el precio del uso del dinero.

En el caso de los empresarios es importante que conozcan con exactitud el valor actual de estos indicadores debido a que afectan de manera directa, positiva o negativamente a su negocio.

¿Por qué se cobra la tasa de interés?

Hay que comprender que la tasa de interés representa un balance entre el riesgo asumido, como la inflación actual, que es el aumento generalizado de los bienes y servicios de un país, o la falta de pago de todo o parte del préstamo.

El porcentaje de la tasa de interés se determina basándose en varios factores. En el caso de las instituciones financieras depende directamente del banco central, el Banco de México en nuestro país, quien es el encargado de definir el interés para frenar las alzas y mantener una estabilidad entre la oferta y la demanda según el consumo.

Existen dos tipos de interés, el simple, que es una sola cantidad por todo el préstamo; o el compuesto, que se calcula según el tiempo por el que se le ha otorgado el crédito (anual, mensual, semanal o diario).

¿Cómo calcular la tasa de interés?

Para poder calcular la tasa de interés es necesario conocer cuatro elementos importantes: el capital, es decir, la cantidad del dinero prestado, el tipo de tasa de interés elegido, el tiempo por el que se realiza el préstamo y de qué tipo es. 

Una vez que tengas estos datos será mucho más fácil llevar a cabo un uso adecuado de tus finanzas.

Por regla general, las tasas de interés influyen en la economía del país; un índice bajo ayuda al crecimiento económico, ya que aumenta la demanda de productos; facilitando así el consumo, aunque pueden generar un desequilibrio entre ambos factores. Por el contrario, las tasas de interés altas ayudan a frenar la inflación debido a que el consumo baja al mismo tiempo que el costo de las deudas incrementa.

En este punto debes saber que uno de los errores más comunes en este tema, es no tomar en cuenta cual es el valor real de la tasa y por ende;  no calcular los gastos que se generan a raíz de ella. 

Recuerda que cuando la tasa de interés de, por ejemplo, un crédito para Pymes se eleva demasiado esta puede sobrepasar el capital solicitado en un inicio; si esto pasa, lo único que se verá afectado es tu bolsillo, por eso es muy importante fijarse bien a la hora de elegir un préstamo. 

Revisar el CAT que estás pagando por un financiamiento puede ayudarte a elegir mejores opciones en cuanto a ofertas en el mercado. Pues éste es el porcentaje real del total que estarías pagando de un crédito, incluyendo los intereses y comisiones o seguros.

que-son-las-tasas-de-interes-y-por-que-se-cobran

Compara las tasas de interés

No olvides que ya sea un préstamo empresarial, tarjeta de crédito o cualquier otro producto financiero, comparar las tasas de interés vigentes en México puede ayudarte a elegir la mejor opción. 

Actualmente existen ciertas herramientas que se han creado para brindar mayor transparencia sobre los productos financieros que existen.

Por ejemplo, la Condusef cuenta con un catálogo que muestra la comparación en intereses que ofrecen ciertos bancos y financieras del país o también  ya existen distintas páginas creadas para dar esta información y apps para el teléfono que tienen la función de ayudar a cualquiera que requiera de un crédito para que elija el correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar