Si estás pensando en comprar una casa o un departamento seguramente has escuchado hablar de los remates bancarios. Comprar una propiedad no es fácil, desde buscar la zona y encontrar el lugar ideal, hasta tener el dinero suficiente para lograrlo. La ilusión de tener una casa propia hace que muchas personas recurran a los remates bancarios o remates inmobiliarios porque las propiedades tienen un precio mucho más bajo en el mercado. 

Sin embargo, es importante conocer tanto las ventajas como los riesgos que conlleva comprar en esta modalidad. Esto evitará que tengas una experiencia negativa o que incluso te defrauden. 

¿Qué son los remates bancarios?

Un remate hipotecario bancario es un proceso jurídico a través del cual se remata un inmueble cuyo propietario fue demandado por no pagar la hipoteca. Esto porque de los miles de créditos que entregan los bancos cada año, muchas personas no logran hacer los pagos correspondientes. El remate hipotecario funciona como un mecanismo legal para recuperar las propiedades que quedaron como garantía en caso de incumplimiento de pago. De esta forma los bancos recuperan parte de la inversión o del crédito que otorgó.  

Existen dos tipos de remates hipotecarios: 

  • Remate Judicial: En los remates judiciales las propiedades forman parte de una subasta pública ante un juez. Para participar es necesario depositar 10% del valor de la propiedad a través de Bansefi. El precio de la vivienda se determina por las pujas el día de la subasta en el juzgado.
  • Remate bancario: En los remates bancarios las instituciones de crédito ofertan las propiedades de forma directa o a través de despachos jurídicos.

Si alguna vez has buscado casas en venta en los portales inmobiliarios, es probable que te hayas percatado de los inmuebles publicados a precios  muy bajos con la descripción de “remate bancario”. Dichos inmuebles tienen un precio que va desde 40% hasta el 60% de descuento del precio total. Esta es la principal ventaja de los remates bancarios por lo que en muchas ocasiones son adquiridos como inversión para remodelar y vender. Sin embargo, si no prestas atención a los detalles, te puedes encontrar con más desventajas. 

¿Cuáles son los riesgos?

Lo primero que se debe tomar en cuenta es que no es posible visitar la propiedad ya que lo más probable es que se encuentre habitada todavía por los deudores. Esto quiere decir que no se sabe el estado en el que se va a encontrar una vez que se gane el juicio. Otra de las desventajas es que se deben absorber los gastos extras que surjan:

  • Como no es posible saber si la propiedad está al corriente en el pago de servicios como agua, luz y predial, se deben considerar dentro de los gastos extras. 
  • Se debe pagar el avalúo de la propiedad.
  • Toma en cuenta el pago de la escrituración para cambiar el nombre del propietario.
  • Se deben cubrir los honorarios del notario público y abogados que se contraten para el juicio.  

También considera que no puedes pagar una propiedad en remate bancario a través de un crédito hipotecario. Debes contar con el dinero total que se está solicitando en efectivo, además de los gastos extras antes mencionados, por lo que el precio del inmueble muy probablemente será más grande de lo que esperabas.

Otro factor que debes de considerar es que muchas veces los ocupantes de la casa no se van aún cuando ya hayas adquirido el inmueble legalmente. En este caso deberás contratar un abogado especializado en desalojos para que puedas ocuparlo tú. Toma en cuenta que este tipo de procesos puede durar meses o incluso años. En la mayoría de los casos, después de cubrir el costo del inmueble este es entregado en un lapso de 1 a dos años, aunque puede que sea menos tiempo, dependiendo de las circunstancias legales en las que se encuentre. 

Es muy importante que si vas a comprar a través de un remate bancario, siempre hagas el proceso a través de un abogado y un notario público. Esto porque existen muchas empresas fantasma que piden anticipos de hasta el 50% y luego desaparecen con el dinero. 

¿Convienen los remates bancarios?

En conclusión, un remate bancario es una buena opción si:

  • Cuentas con el dinero en efectivo suficiente para cubrir el costo del inmueble más los gastos extras y gastos notariales que se desprendan del mismo. 
  • No te urge comprar un inmueble por lo que te es posible esperar 1 o 2 años para que te lo entreguen. 
  • Cuentas con asesoría confiable de abogados y notarios para hacer el trámite, evitando ser víctima de fraude. 

Te recomendamos leer: ¿Cómo saber si estoy en buró de crédito?

Si lo tuyo no son los remates bancarios y prefieres comprar a la segura, recuerda que en TrueHome todas nuestras propiedades están verificadas por nuestro equipo legal por lo que están listas para la compra. Comienza por visitar nuestros departamentos en venta en Nápoles y agenda una visita virtual. Nuestros asesores siempre están listos para resolver todas tus dudas y guiarte durante todo el proceso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar